El secreto de nuestras tejas

Lo que de verdad hace a nuestras tejas dulces diferentes es el mimo y el cariño con que las elaboramos porque, como dice mamá Lola: “la cocina es amor”.

Tienes que hacer cada teja como si se la fuera a comer alguien a quien quieres mucho


abuela Francisca

Los mejores ingredientes naturales

Las Tejas Dulces de Sevilla

Las Tejas Dulces de Sevilla son unas delicadas pastas, crujientes y dulces, hechas al horno. De forma más o menos circular y planas, miden poco menos de 5 cm. de diámetro y son finas. Finísimas (¡apenas 3 gramos cada teja!). Esto las hace muy delicadas. Tanto que hay que manipularlas con cuidado para que no se rompan.

Y están muy buenas. Las piropean nuestros clientes cuando dicen: “Yo no las compro porque me las como”, o como nos dijo una señora en una ocasión: “Es que mi marido es diabético y ya no sé dónde esconderlas porque las encuentra hasta en la lavadora”. Y es que abrir un paquete de Tejas Dulces de Sevilla, sea del tamaño que sea, es sinónimo de comerlas todas.  Hasta los gorriones de los alrededores de nuestra tienda se acercan de vez en cuando a que les demos un trocito.

Ideales a la hora del té, ofrecen multitud de posibilidades a la hora de maridar. Uno de sus compañeros estrella es el champán. También están riquísimas con un Pedro Ximénez o un vino de naranja. Con helado, con yogur, con quesos, con paté…y un sinfín de combinaciones que de sólo pensarlas se le hace a una la boca agua.

separador-02
Teja de almendra

¿Y por qué son planas?

Muchas personas nos dicen: “pero no tiene forma de teja”. Es verdad que las Tejas Dulces de Sevilla no tienen la forma curvada que tienen otras como las tejas de Tolosa o las de Madrid. Las Tejas Dulces de Sevilla son planas.

Son planas porque nuestra abuela, y antes que ella su madre, las hacía así. Para ella lo más importante era que las tejas fueran finísimas. Es el secreto para que sean tan delicadas y crujientes. Y tan finas resulta casi imposible hacerlas curvadas sin que se rompan con sólo mirarlas.

separador-02

¿Cómo se hacen las Tejas Dulces de Sevilla?

Hacemos cada teja a mano. Sin prisas y utilizando sólo ingredientes naturales. Tal y como nos enseñó nuestra abuela.

Selección de los ingredientes

1. Seleccionamos los ingredientes:

La selección de ingredientes de primera calidad es imprescindible para obtener un buen resultado final. Mamá Lola se encarga de escogerlos (cada uno de ellos) cuidadosamente para hacer las Tejas Dulces de Sevilla.

Preparando la masa base

2. Preparamos la masa base.

Para ello utilizamos mantequilla de primera calidad, harina de trigo, azúcar, claras de huevo, y sal en las mismas proporciones que en la receta original. Batimos todo bien para que no quede ni un solo grumo.

Pistacho molido

3. Añadimos el ingrediente estrella.

Cuando tenemos una masa homogénea con la suavidad y consistencia deseadas añadimos el ingrediente que determina las distintas variedades: almendras laminadas, pistacho o coco, ralladura de naranja, de limón o cacao.

Aplastando las tejas a mano

4. Les damos forma.

Tras haber dejado que la masa repose y que cada ingrediente se impregne del sabor de todos los demás, se van poniendo en las bandejas pequeñas cantidades de masa, las necesarias para hacer cada teja. Después se aplastan con la mano hasta que quedan finísimas ¡y al horno!.

En el horno

5. ¡Al horno!

Horneamos las tejas poniendo la máxima atención en los tiempos y la cocción para que queden en su punto: sabrosas, crujientes y ligeramente doradas. Durante este proceso revisamos, cuantas veces sean necesarias, que las tejas se están dorando al mismo ritmo.

Recién salidas del horno

6. Las dejamos enfriar

Y cuando alcanzan el punto perfecto las sacamos del horno y las dejamos enfriar. ¡Imagínate el aroma que desprende el horno  al abrirse!. Resulta casi imposible resistir la tentación de llevarse una teja a la boca, aún caliente.

7. Las envasamos

Después envasamos cada teja a mano, con mucho cuidado, para que no se rompan y las llevamos a nuestras tiendas, o las enviamos a tu casa.

Tejas de almendra, de pistacho y de coco

El secreto del puntito crujiente que hace irresistibles las Tejas Dulces de Sevilla está en lo finitas que las hacemos, y en el cuidado que ponemos al marcar los tiempos y las temperaturas de horneado.

¿A que te mueres por probarlas?

Sí, ya sé que se te está haciendo la boca agua (es normal). No te quedes con las ganas. Escríbenos a quierounateja@tejasdulces.com y te mandaremos toda la información que necesitas para hacer tu pedido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas así como de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies